viernes, 2 de julio de 2010

Raquel Miranda expone en su Tineo natal una obra que queda realzada en el Palacio de Merás por la geometría de sus cuadros.

El magnífico corredor del Palacio de Merás, en Tineo, recoge estos días la exposición denominada Reconstrucciones de la pintora asturiana, la tinetense Raquel Miranda.

Durante la presentación, el crítico de arte Rubén Suárez aseguró que la obra de Raquel Miranda trae a los milenarios espacios del hotel Palacio de Merás una exposición que hace tiempo que la artista deseaba hacer porque "sentía que se lo debía a su tierra y a las gentes de su tierra, y entre ellas a su marido, familia y amigos, como homenaje, recuerdo y agradecimiento por todo lo vivido". El empresario tinetense Benjamín Alba, que ha sido capaz de poner de nuevo en pie el semiderruido palacio de Merás convirtiéndolo en una grandioso hotel, señalaba su "gratitud" hacia su paisana Raquel por traer su obra hasta Tineo, a la vez que resaltaba el hecho de que eligiese el marco del viejo palacio "completando una gran armonía de espacios entre el ayer y el hoy"

Constituyen la muestra una serie de piezas con soporte PVC y utilización de tintas calcográficas en las que la geometría se muestra "compleja, ornamental, barroca, incluso evocando imaginarias arquitecturas en algunos fragmentos, tensiones entre los recto y lo curvo y cierto lirismo formal y cromático".

Suárez aseguró que la obra muestra "una racionalidad geométrica rigurosa, afinada, como musicalizada, plásticamente personal e imaginativa en las relaciones entre triángulos, círculos, segmentos de arco y armoniosas intersecciones de color, con el añadido de técnicas digitales". Además, afirmó que cuando se contempla la obra de Raquel la primera palabra que le viene a uno al pensamiento es "racionalismo", por más que en el ámbito de las artes dicho término se haya reservado en exclusiva para la arquitectura con la que, de todas formas, algún parentesco tiene su creación plástica.